Saltar al contenido
Salmos de amor , mensajes de amor , escritos de amor

Tiempo y eternidad

“Pero no olviden esto, queridos amigos. Con el Señor, un día es como mil años, y mil años son como un día ” ( 2 Pedro 3: 8 )

En contexto, Peter explica que la aparente demora en el regreso de Cristo no debe verse desde un punto de vista humano con respecto al tiempo. El tiempo de Dios no es nuestro tiempo. Desde el punto de vista de la eternidad, incluso mil años pueden parecer tan rápidos como un día. Dios no tarda en traer el fin, pero quiere darle a la gente el mayor tiempo posible para arrepentirse ( 2 Pedro 3: 9 ).

Extrapolando del contexto inmediato, hay muchas preguntas sin respuesta sobre el tiempo y la eternidad con las que luchan los filósofos. El final de Apocalipsis 10: 6 , en traducciones más antiguas, a veces se tradujo como “el tiempo ya no existirá”, lo que lleva a la noción de que el estado eterno no incluye una sucesión de momentos. Pero las traducciones modernas reconocen que esta cláusula significa: “No habrá más demora”, es decir, antes del final de la historia humana tal como la conocemos. Puede ser que el tiempo no sea algo creado por Dios, sino simplemente una parte inherente de la existencia de cualquier forma de conciencia. Simplemente no lo sabemos.

Lo que parece claro es que, si tomo prestados modelos de las matemáticas y pienso en una línea que se extiende hasta el infinito, incluso el período de tiempo finito más largo es solo un minúsculo error en ese gráfico. Técnicamente hablando, no se puede graficar, ¡porque cualquier segmento definible de la línea aún sería demasiado largo! En formas más poéticas, eso es lo que Pedro estaba diciendo. Y no estaba inventando la idea; estaba citando Salmos 90: 4 , una maravillosa oración de Moisés que reflexiona sobre la soberanía de Dios al considerar cuán fugaz era la vida …

¿Cuánto más podemos esperar para una gran reunión sin fin con cristianos vivos que deseamos que estuvieran más cerca? ¿Cuántos baby boomers como yo imaginamos cuando nuestras clases de bachillerato y graduados universitarios se despidieron con lágrimas a las personas que pensaron que nunca volverían a ver, que el correo electrónico y Facebook lo harían muchísimo posible décadas después? ¿Cuántos misioneros extranjeros de épocas pasadas que zarparon de sus países de origen para nunca volver a hablar con sus familias podrían haber fantaseado con desarrollos de ciencia ficción como Skype y cámaras web que ahora pueden poner a las personas en comunicación instantánea entre sí desde prácticamente cualquier parte del mundo? ¿Cuánto más apreciaremos la vida eterna que elimina todas las barreras entre el pueblo de Dios, y lo más importante de todo, las barreras que nos causamos a nosotros mismos a través del pecado humano, evitando que las relaciones sean tan amorosas y alegres como sea posible.

A menudo le digo a la gente que lo más difícil de mi trabajo es despedirme de ¼ de mis amigos más cercanos cada año. Tal vez hay una pequeña exageración allí, pero no mucho. Me encanta conocer estudiantes. Pocos trabajos podrían ponernos en contacto con tantos siervos fenomenales de Dios. Desearía poder desarrollar una relación cercana con cada uno de ellos, pero por supuesto eso es imposible. Las circunstancias llevan a uno a conocer con muchas pero profundas amistades con solo unas pocas.

Uno de esos graduados que conté como amigo cercano de hace varios años tuvo la oportunidad de aceptar un ministerio en Denver recientemente, pero también estaba siendo cortejado por un ministerio en otro país. Después de meses de espera, con todas las señales que sugerían que mi amigo aceptaría la llamada a Denver, en el último minuto, con mi entusiasmo aumentando a un punto álgido, la elección se hizo para el otro ministerio. Me sorprendió, tanto por la elección como por cómo estaba experimentando las cuatro etapas de dolor simultáneamente: incredulidad, enojo (especialmente en el otro ministerio por el “robo” de mi amigo), dolor y, sí, también aceptación.

Eclesiastés 3:11 dice que Dios “ha puesto la eternidad en el corazón humano”. No pretendo entender mucho de lo que eso implica, pero estoy convencido de que una parte tiene que ver con el hecho de que incluso cuando estamos físicamente presentes con nuestros amigos más cercanos, cada celebración, cada evento especial, cada recuerdo feliz pasa por todos a fugazmente. Somos criaturas que entienden, aunque sea vagamente, algo de la comunión sin pecado sin fin que fuimos creados para tener con Dios y entre nosotros y lo anhelamos. Cuando incluso las aproximaciones débiles de esa comunidad se nos arrebatan groseramente en esta vida, ya sea por muerte o por partida, intuitivamente reconocemos cuán equivocado es eso. Alabado sea el Señor, que algún día esta separación será rectificada, para siempre. ¡Y eso es mucho más que mil años!