Saltar al contenido
Salmos de amor , mensajes de amor , escritos de amor

El evangelio según María

                            
                             

Las buenas nuevas de Génesis 3:15 —es decir, que Dios le dará a Eva una descendencia que aplastará la cabeza de la serpiente— crea fe. Sin embargo, también inicia una guerra entre la simiente de la mujer y la simiente de la serpiente que se convertirá en la historia detrás de todas las historias de la Biblia. Al dar a luz a su hijo primogénito, Eva exclamó: “¡He aquí, he dado a luz [al] hombre!” Sin embargo, él no era el Mesías prometido, sino el primer anticristo. Ya en Génesis 4, la serpiente busca destruir la semilla de la mujer que aplastará su cabeza, mientras Caín mata a Abel. Sin embargo, Dios reemplaza a Abel con Set. Cada vez que el testigo cae de las manos de un portador de la promesa, Dios levanta a otro corredor para pasarlo al siguiente. Esta es la razón principal por la cual todas las madres en Israel estaban tan preocupadas por tener hijos. ¿Quién continuará esta carrera de relevos? Dios prometió un Salvador del mundo a Abraham y Sara a través del vientre de Sara, pero ella tenía casi un siglo de edad. Esta pareja real tuvo que creer la promesa de Dios a pesar de todo lo que vieron en sus circunstancias o experimentaron en su propia vida. No eran más santos que otros; de hecho, ambos cuestionaron la promesa de Dios incluso hasta el momento en que Sara dio a luz a Isaac. Sin embargo, fueron bendecidos y en su simiente todas las familias de la tierra serían bendecidas. Por cierto, cuando Paul habla de Adán y Eva en 1 Timoteo 2:15 y agrega esa línea enigmática sobre las mujeres “salvadas a través del parto”, creo que esto es lo que él tenía en mente. Muchos comentaristas evangélicos tratan esto como un estímulo ético más genérico para la domesticidad materna, pero eso me parece ser otra forma de salvación por obras. Las madres de Israel no estaban tratando de salvarse por su acto de procrear; más bien, anhelaban dar a luz al tan esperado Mesías.

 

La promesa de Dios está ligada a la historia, tan ligada a ella, de hecho, que el Mesías solo puede pasar por una sola línea. El cordón escarlata de la redención fue enhebrado a través del ojo más pequeño de la aguja más delgada. En las coyunturas clave, parecía que la serpiente había triunfado. Estaba el joven Joás, el único sobreviviente real de la purga de la malvada reina Atalía de la Casa de David. Además de la muerte directa, la serpiente también intentó atraer a Israel a la apostasía. Eventualmente, Israel fue enviado al exilio por haber violado tan completamente el pacto. Sin embargo, incluso en Babilonia, las madres de Israel continuaron esperando en la promesa de que un día, una de ellas, o una de sus hijas, podría ser la madre del Mesías.

 

Y ahora, el gran César Augusto reina sobre la mayor parte del mundo civilizado, incluida Palestina, bajo Quirinius, gobernador de Siria. Herodes es el rey títere de los judíos, quien se cree el heredero mesiánico. Al no ser un descendiente lineal de David, ni su pedigrí ni su reconstrucción del Templo impresionan a los fariseos con sus credenciales como el heredero mesiánico. Desde la perspectiva de los Evangelios, particularmente en su masacre de los infantes de Belén, él es solo otro anticristo.

 

Es en este mundo de reyes en competencia y sus reinos donde descubrimos a una niña oscura en una parte igualmente oscura del mundo, que recibe el anuncio más extraordinario y se convierte en la primera evangelista del nuevo pacto.

 

Una esperanza real

 

La historia de Zacharias y Elizabeth y también de Mary es un rediseño de la historia de Elkanah y Hannah de 1 Sam. 1: 1-2: 11 . Al igual que Sarah y Rebekah, Hannah es estéril. En los escalones del Tabernáculo de la Presencia de Dios, Hannah ofrece una oración desesperada: “Oh SEÑOR de los ejércitos, si realmente observas la aflicción de tu sierva y te acuerdas de mí, y no olvidas a tu sierva, sino que le das a tu sierva un hombre hijo, entonces se lo daré al Señor todos los días de su vida, y ninguna navaja de afeitar vendrá sobre su cabeza “(v.11). En otras palabras, ella lo entregaría al servicio de la orden nazarita. El sacerdote Eli le dijo a Hannah que su oración sería respondida, ofreciéndole la bendición familiar: “Ve en paz”. Nueve meses después, ella, que era estéril, dio a luz a Samuel, “Oída por Dios”. Al presentar a su hijo a Eli, Hannah compuso una canción para el Señor:

 

Mi corazón se alegra en el SEÑOR; mi cuerno está exaltado en el SEÑOR. Sonrío a mis enemigos, porque me regocijo en tu salvación … El Señor mata y da vida; él trae a la tumba y saca de la tumba. Jehová hace pobre y enriquece; él baja y se levanta. Levanta a los pobres del polvo y levanta al mendigo del montón de cenizas, para colocarlos entre los príncipes y hacerlos heredar el trono de la gloria … Porque por la fuerza nadie prevalecerá. Los enemigos del SEÑOR serán quebrados en pedazos; Desde el cielo tronará contra ellos. El SEÑOR juzgará los confines de la tierra. Dará fuerza a su rey y exaltará el cuerno de su ungido.

 

Los paralelismos con Isabel, la prima de María y la madre de Juan el Bautista, son significativos. Al igual que Hannah, Elizabeth es estéril, pero recibe una promesa celestial de un hijo y lo cree. Ambos hijos se entregan a la orden nazarita, rechazando vino o bebidas fuertes o cortándose el pelo. El hijo de Hannah, Samuel, anunciará el juicio sobre la casa de Eli; El hijo de Elizabeth, John, anunciará el juicio sobre toda la casa de Israel.

 

Por fin, llega el gran anuncio que toda madre hebrea fiel había esperado escuchar. Un ángel se le aparece a una joven virgen y, como Eli le anunció a Hannah el nacimiento de un hijo, Mary escucha las asombrosas palabras que durante siglos todas las madres en Israel desde Eva habían esperado escuchar. María y José descienden de la casa real de David. Al igual que su prima, Mary es descendiente directa de Aaron, la línea sacerdotal. José desciende de la línea real (la casa de David), y al adoptar a Jesús hace que el hijo sacerdotal sea el heredero real. Ya es nombrado, no por María, sino por el Consejo Celestial de todas las edades. Como sucesor de Moisés que condujo a Israel a Tierra Santa, se llamará Joshua, “Yahweh Salva”, pero este libertador estará cargado con títulos como “Hijo del Altísimo” y “el Señor Dios le dará el trono de su padre David. Y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin “. Aunque es virgen, el Espíritu Santo la “eclipsará” a ella y su hijo “será llamado el Hijo de Dios”. “Con Dios, nada es imposible” (v 37).

 

La reacción inicial de María al extraño anuncio del ángel Gabriel fue típica de los sirvientes del pacto cuando Dios emitió sus promesas improbables: “¿Cómo puedo estar seguro de esto?” Recordemos la promesa de Dios de un hijo a Abram a través de Sarai. Incluso después de que él cree y está justificado, todavía pregunta: “¿Cómo puedo estar seguro de esto?” Y Dios confirma su promesa caminando a través de las mitades cortadas. La confirmación de Mary, el sacramento adjunto a su promesa, es el embarazo de su prima estéril Elizabeth. Gabriel predica el evangelio a María y ella se encuentra creyéndolo: “Soy el siervo del Señor. Que se haga a mí según tu palabra”. Observe nuevamente que ella es la receptora pasiva, no la parte activa. Es un anuncio, no una oferta o un plan de juego.

 

Al recibir estas Buenas Nuevas, no solo para ella, sino para toda la raza humana, Mary se apresura a la casa de su prima Elizabeth, que ahora está embarazada de la que preparará la carretera para la llegada de Dios.

 

Una visita real

 

Quizás por alegría y deseo de confirmación, Mary se apresura a la casa de su primo en la región montañosa. Después de todo, el ángel había dicho que la árida Elizabeth ahora está en su sexto mes. Si eso se confirma, Mary tiene más razones para saltar de alegría. La fe nunca es un salto ciego en la oscuridad. Dios condesciende a nuestra debilidad, confirmando su promesa en el camino.

 

Apenas entonando una gentil reverencia, Elizabeth gritó: “¡Bendita seas entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre!” Es similar al saludo de Gabriel: “¡Saludos, uno muy favorecido! El Señor está con ustedes” ( Lc 1:28 ). María es bendecida y favorecida; El verbo es pasivo. Es la elección y la gracia de Dios lo que la ha distinguido entre todas las mujeres. Gabriel confirma esto nuevamente en 1:32: “No temas, María, porque has encontrado el favor de Dios”. Es una expresión hebrea común, que anuncia el favor inmerecido de Dios. ¡No solo es diferente de “digno”, sino todo lo contrario! Y, como veremos, Mary incluso reconoce esta indignidad en su canción. El mismo verbo usado en Efe 1: 6 : “Nos ha hecho aceptar [echarítōsen] en el Amado”. No es en juicio, sino en gracia que Dios ha enviado a su embajador celestial con buenas noticias. “Bendito” no solo significa “feliz”. No es solo un sentimiento subjetivo; Es un hecho objetivo. Calvino observa: “Ella es justamente llamada bendecida a quien Dios otorgó el notable honor de traer al mundo a su propio Hijo, a través del cual ella había sido renovada espiritualmente. Y hasta el día de hoy, la bendición que nos trajo Cristo no puede ser el tema de nuestra alabanza sin recordarnos al mismo tiempo el distinguido honor que Dios se complace en otorgarle a María, al hacerla la madre de su Hijo unigénito “.

 

Nuevamente, nada de esto tiene sentido aparte de la historia judía. Aparte de las expectativas judías, este es un caso notable de sobreactuación. Si la magnitud de la identidad de Jesús se midiera solo en términos de sus enseñanzas y ministerio, habría sido extraño para Elizabeth perder la compostura por el simple embarazo de María.

 

La estructura de la expresión de Elizabeth en el versículo 42 es la de una canción hebrea traducida a la prosa griega. Es una de las cinco canciones que se agrupan en torno a la historia de la natividad. ¡Celebracion! En cada una de estas canciones, es Dios quien es el objeto de alabanza como el que ha cumplido su promesa: ha mostrado favor a los humildes y ha alzado a los abatidos.

 

Esta exuberancia se expresa además: “¿Pero por qué se me concede esto, que la madre de mi Señor venga a mí?” La región montañosa de Judea estaba a una buena distancia, por lo que es concebible que no se vieran mucho. Sin embargo, es difícil imaginar que Elizabeth haya saludado a su joven pariente de una manera similar antes. Una simple sirvienta se convierte en la Madre de Israel, reemplazando a Eva, Sarah y Rebekah. Más que la Madre de Israel, ella es la Madre de Dios, ya que la que lleva no es otra que la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Elizabeth se dirige a su familiar familiar cuando un sujeto saluda a una reina: “la madre de mi Señor”. El paralelismo aquí sugiere que esta es una canción, típica de las canciones navideñas en Lucas: la Canción de Isabel, la Canción de María, la Canción de Zacarías, la Canción de los Ángeles y la Canción de Simeón.

 

“Bendito”, tan trivializado en gran parte del discurso cristiano de hoy, fue para los judíos directamente vinculados a este anhelo mesiánico de shalom, que abarcaba todo lo relacionado con la salvación, individual y corporativa. La “bienaventuranza”, como se encuentra en las Bienaventuranzas, no es simplemente felicidad de este mundo ni una “visión beatífica” de otro mundo, una experiencia espiritual extática. No se parece en nada al retrato de un santo en un estado de trance de olvido estoico al mundo. Aún menos es capturado por el logotipo de la cara sonriente de la década de 1970. Más bien, esta bendición es una condición mundana de los seres humanos junto con todas las criaturas, que viven en paz, amor y comunión gozosa porque Dios habita en medio de ellos como la fuente de su vida y salvación. Es la visión de una creación que ya no está bajo el reino del pecado y la muerte, de la restauración de Israel después del exilio, con un nuevo templo y reino liderados por el Mesías prometido. Esta bendición, este shalom, ahora finalmente ha llegado y ha comenzado con María, la primera ciudadana del reino de shalom. Finalmente, Elizabeth, hablando como portavoz de Dios, le asegura a María que es bendecida porque ha creído (v.45). Al igual que todos los que fueron justificados solo por gracia a través de la fe sola, María ha entrado en el resto del shalom de Dios a pesar de su carácter despreciable. Perder este punto y exaltar a María más allá de la humanidad pecadora es perder la alegría que ella misma experimentó.

 

Pero no solo María es “bendecida”; también lo es su hijo. De hecho, su bendito hijo es la fuente de su bendición. Ya, el favor de Yahweh descansa en María debido a su Hijo. Así, Elizabeth confirma el embarazo de Mary. Su tratamiento real de María no se basa en María misma, sino en el hecho de que ella es “la madre de mi Señor”.

 

Los reformadores evitaron dos errores en este punto. Por un lado, contra Roma, Calvino señaló que le tenemos un mayor respeto a María al tomar su liderazgo en ensalzar el evangelio. “La reconocemos alegremente como nuestra maestra y obedecemos sus instrucciones y órdenes”. Son los seguidores del Papa quienes ignoran sus declaraciones y lesionan su reputación.

 

Por otro lado, los anabautistas reaccionaron exageradamente, repitiendo la herejía nestoriana de separar a la humanidad de Cristo de su deidad. Menno Simons (fundador de los menonitas) solo diría que María era la madre de Jesús, no la madre de Dios. De hecho, argumentó que Jesús tomó su carne no de María sino del cielo: una “carne celestial”. Esto redujo a Mary a nada más que un canal, observó Calvin. Con la iglesia católica confesamos que María es Theotokos, portadora de Dios, no para honrarla sino para afirmar que el niño que ella tiene es, de hecho, Dios encarnado. Es por eso que los reformados continúan afirmando que María es la Madre de Dios. De hecho, el anabautismo es el objetivo de la confesión belga (artículo 18): el “Hijo eterno” asumió verdaderamente toda nuestra humanidad

 

[B] eing concebido en el vientre de la bendita virgen María por el poder del Espíritu Santo sin los medios del hombre; y no solo asumió la naturaleza humana en cuanto al cuerpo, sino también un verdadero alma humana, para que Él pudiera ser un hombre real … Por lo tanto, confesamos (en oposición a la herejía de los anabautistas, quienes niegan que Cristo asumió la carne humana de su madre ) que Cristo participó de la carne y la sangre de los niños; que es fruto de los lomos de David según la carne; nacido de la simiente de David según la carne; un fruto del vientre de María; nacido de una mujer; una rama de David; un brote de la raíz de Jesé; surgido de la tribu de Judá; descendió de los judíos según la carne; de la simiente de Abraham, ya que él tomó sobre él la simiente de Abraham, y fue hecho como sus hermanos en todas las cosas, excepto el pecado; para que en verdad Él sea nuestro IMMANUEL, es decir, Dios con nosotros “

 

La Confesión Tetrapolitana, redactada por Martin Bucer, dice que “la Madre de Dios debe ser honrada con la mayor diligencia”. Esto solo puede suceder según Bucer, “si uno lo hace, lo que ella exige”, especialmente para honrar a su Hijo sobre todo y seguir su ejemplo de fe y obediencia.

 

Los reformadores tenían a María en alta estima porque tenían a Cristo en alta estima. Al igual que Lutero y Zwinglio, Bucer creía en la virginidad perpetua de María y, bajo Bucer, la iglesia de Estrasburgo continuó celebrando las tres fiestas marianas. Aunque las iglesias reformadas de hoy no ven una base bíblica para la virginidad perpetua de María (como lo hicieron Lutero, Zwinglio y Bucer) y no celebran las tres fiestas marianas (como Bucer lo hizo en Estrasburgo), el Magnificat siempre se ha incluido con los Salmos en el canto. de iglesias reformadas. Debemos tener cuidado de ocultar la gloria de Cristo, ya sea honrando a María demasiado (elevándola a un estado de redención conjunta) o honrándola demasiado poco (socavando la verdadera humanidad que Cristo asumió de ella).

 

Mary claramente tiene un papel central en el drama de la redención, pero no es el personaje central. Nada lo hace más obvio que el Magnificat mismo. Estamos alertas a los peligros católicos romanos de desplazar a Cristo por la devoción mariana. pero también deberíamos estar en guardia contra una visión gnóstica de la encarnación y una separación nestoriana de sus dos naturalezas que puede resultar de una visión demasiado baja del papel de María en esta historia en desarrollo.

 

Una canción real

 

Recordemos que Israel todavía está en el exilio esperando a Dios mismo para visitar a su pueblo en salvación y juicio. El exilio y la restauración forman los temas principales de la expectativa judía en este punto.

 

El Magnificat repite explícitamente las frases hebreas que se encuentran en la canción de Hannah: “Mi alma magnifica al Señor”, “Santo es su nombre”, “quien esparce a los orgullosos”, “quien ha alzado a los humildes” y “quién ha llenado”. el hambriento con cosas buenas pero envió a los ricos lejos vacíos “. Pero también respira líneas características del Salterio.

 

La canción comienza con el reconocimiento, en primer lugar, de que el que llevará es su propio Salvador. La salvación llega no solo a Israel, sino a María. Yahweh es la salvación / shalom de María (vv.46-49). Mary está aquí asumiendo un papel central en esta historia. De hecho, se está volviendo a dibujar a su alrededor y, más específicamente, alrededor del fruto de su útero. Como la apertura de la canción de Hannah: “Mi corazón se regocija en el Señor; mi cuerno está exaltado en el Señor. Sonrío a mis enemigos, porque me regocijo en tu salvación”. Mary también comienza viéndose a sí misma como la receptora de este shalom. El conocimiento de la salvación trae alegría y “magnifica al Señor” en lugar de a nosotros mismos. Mary es magnificada por Dios, pero no se magnifica a sí misma. Incluso reconoce su propia necesidad de salvación, regocijándose “en Dios mi Salvador”. Lo que es tan notable es que ella es la madre de “Dios mi Salvador”. ¡Una madre que da a luz a su propio rey y libertador!

 

No son solo las esperanzas del mundo, sino sus esperanzas, las que descansan sobre este bebé divino. Dios no ha considerado su superior santidad o virtud, sino su “estado humilde”. Una vez más, vemos el enfoque “al revés” de Dios. Su poder se descubre en la debilidad; sus riquezas en la pobreza; su gloria en la humillación; su abundante gracia en la abundancia del pecado humano. Ella no dice nada acerca de que ella hace posible la salvación, de ser corredentora con su Hijo o de ser la mediadora entre su Hijo y nosotros. “Bueno”, respondieron nuestros amigos católicos romanos, “ella dijo que sí. De esa manera, hizo posible nuestra salvación”. Sin embargo, eso requiere no solo suma sino también resta de las líneas que Mary realmente entrega aquí. Ella toma su lugar con nosotros como recipiente de la gracia. Debido a la bondad de Dios, no la suya, “de ahora en adelante todas las generaciones me llamarán bendito”. ¿Por qué? “¡Porque el Poderoso ha hecho grandes cosas por mí! Santo es su nombre. Y su misericordia se extiende de generación en generación a los que le temen” (v 49-50).

 

El Salvador de María es también la salvación / shalom de Israel (vv.50-55). No es solo “yo y mi relación personal con Jesús” o “hacer de Jesús tu Señor y Salvador personal”. ¡Él es el Señor y Salvador! Para aquellos que esperaban al Mesías, no había salvación personal aparte de la redención de Israel y las bendiciones de paz y justicia en la tierra.

 

“Su misericordia está con aquellos que le temen de generación en generación”. Nuevamente, este descanso de la misericordia sobre nosotros es el advenimiento del reino de Shalom. Es a esa bendición a la que se refiere Pablo: “Al igual que David también describe la bendición del hombre a quien Dios atribuye justicia aparte de las obras: ‘Bienaventurados aquellos cuyas obras ilegales son perdonadas y cuyos pecados están cubiertos; bendito es el hombre a quien el SEÑOR no imputará pecado “. Además, esta bendición o misericordia es “de generación en generación”, lo que subraya la orientación del pacto en lugar de la individualista. Finalmente apareció la “simiente de la mujer” que aplastará la cabeza de la serpiente.

 

“Ha demostrado la fuerza de su brazo”. Una vez más, Dios muestra su fuerza en la debilidad humana, pero esta línea es mucho más rica incluso que eso. María invoca siglos de historias y anhelos judíos. En Isaías 59, se nos dice que Dios estaba consternado “que no había nadie para interceder” por su pueblo, por lo que “su propio brazo trajo la salvación, y su justicia lo sostuvo” ( Is 59: 15-16 [19459003 ]). Un día, Israel no será dejado a reyes falsos, falsos sacerdotes y falsos profetas. Finalmente, él mismo descenderá y, con el brazo extendido, separará las aguas del juicio como en el Mar Rojo, y permitirá que su pueblo pase con seguridad. María está reclamando el cumplimiento de la profecía y a sí misma como testigo de ella.

 

“Ha esparcido a los orgullosos en la imaginación de sus corazones. Ha quitado a los poderosos de sus tronos y exaltado a los humildes. Ha llenado a los hambrientos de cosas buenas y a los ricos que ha enviado vacíos”. Ideas revolucionarias! Y no podemos simplemente espiritualizar esto. La expectativa era que cuando venga el Mesías, las naciones orgullosas y los gobernantes opresivos se romperán como la cerámica. Cuando las cosas cambien y Dios reivindique su pacto, el mundo sabrá que Yahweh está a cargo, y no los ídolos. Por lo tanto, cuando Juan el Bautista, en prisión, envía mensajeros a Jesús y le pregunta: “¿Eres tú el que viene, o buscamos a otro?”, Jesús responde: “Ve y dile a Juan las cosas que oyes y ves: los ciegos ven y los cojos andan; los leprosos se limpian y los sordos oyen; los muertos resucitan y los pobres les predican el evangelio. Y bendito el que no se ofende por mí “( Mt.11 : 1-6 ). Estas son las expectativas expuestas en Isaías. 35: 5,6 . El reino del Mesías no será provocado por la energía humana, el llamado progreso de la historia. Sin embargo, tampoco es un “pastel en el cielo, adiós y adiós”, un anhelo griego de la existencia eterna incorpórea. Es en este mundo y para este mundo, pero no de este mundo.

 

“Ha ayudado a su siervo Israel, en recuerdo de su misericordia, mientras hablaba a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia para siempre”. Dios ha ayudado a su siervo Israel al convertirse en su siervo Israel. El Mesías finalmente será el verdadero y fiel Israel, el Hijo de la elección de Dios. Además, Dios se conmueve a hacer esto seguramente no por nada de lo que ve en Israel, sino “en recuerdo de su misericordia”, que fue prometido por pacto a los padres, “a Abraham y su simiente para siempre”. No es sobre la base del pacto que Israel juró en el Monte Sinaí, pero rompió, sino sobre la base de ese pacto anterior de pura misericordia que Dios juró a Abraham y su simiente, que la bendición vendrá a las familias de toda la tierra. . El niño en el vientre de María es Israel, el Siervo de Dios y el Hijo verdadero, el nuevo Abraham y la simiente santa que aplastará triunfante la cabeza de Satanás.

 

Conclusión

 

Hemos visto a Mary ocupar su lugar divinamente designado en este drama histórico en desarrollo, y, por supuesto, ella está en el centro de la acción, pero como receptora del evangelio y heraldo. Ella es la primera evangelista del nuevo pacto, incluso como el Salvador que proclama gestando en su vientre. Así que aprendamos con su ejemplo. Nuestro paso de la muerte a la vida no es menos imposible desde nuestro lado de las cosas que la concepción de María de Dios encarnado. Sin embargo, Dios nos anuncia las Buenas Nuevas, lo confirma por su sacramento, y por su Espíritu produce dentro de nosotros la fe para decir: “He aquí, soy tu siervo. Hágase en mí según tu palabra”. Hemos tomado nuestro lugar en esa historia, no contentos con quedarnos al margen, mirando a los actores y escuchando sus líneas. Hoy cantas la canción de María con corazones alegres porque tú también eres bendecido en su Hijo. Aunque humildes e indignos en nosotros mismos, Dios nos ha elevado y nos ha sentado con Cristo en los lugares celestiales para heredar su bendito shalom. Si eres pobre, en posesiones y en justicia, ¿no puedes encontrar tu esperanza este mismo día en el brazo de Yahweh, quien por nosotros se hizo pobre para que pudiéramos ser ricos en dones celestiales? “Su misericordia está con aquellos que le temen de generación en generación”.

 

Michael Horton es el presidente de White Horse Inn, un catalizador multimedia para la Reforma. Es editor en jefe de la revista Modern Reformation y coanfitrión de la transmisión de radio nacional, White Horse Inn . Sus libros incluyen Putting Amazing Back into Grace, Christless Christianity y The Gospel-Driven Life . El Dr. Horton es también el Profesor J. Gresham Machen de Teología Sistemática y Apologética en el Seminario Westminster de California. Sirve como pastor asociado de la Iglesia Cristiana Reformada Unida en Santee, California, y vive en Escondido, California, con su esposa Lisa y sus cuatro hijos. Este artículo apareció por primera vez en The White Horse Inn Blog . Todos los derechos reservados. Usado con permiso.