Saltar al contenido
Salmos de amor , mensajes de amor , escritos de amor

Salmos de amor , mensajes de amor , frases de amor cristiano

Varios de nosotros veneramos la Biblia como el Libro Sagrado de Dios. Lo apreciamos como la revelación de Dios a la raza humana.

Reconocemos que Dios habló a través de sus escritores para revelarse a nosotros. Valoramos su papel en nuestros servicios de adoración dominical. No obstante, pocos de nosotros verdaderamente vivimos la Palabra de Dios todos los días. Escasos de nosotros tomamos seriamente las enseñanzas de la Biblia a través del estudio períodico y la meditación de la Palabra de Dios.

 

 

La Biblia es bastante más que un libro sagrado para leer desde el púlpito.

Dios nos dio su Palabra para nutrir nuestras almas y para ofrecernos fuerzas para vivir vidas piadosas en la tierra. La Biblia nos enseña nuestros defectos con la aptitud de limpiarnos y restaurarnos. Nuestras Biblias no están destinadas a sentarse en nuestros aparadores en perfectas condiciones, sino que tienen que desgastarse con la utilización períodico.

¿Cómo tenemos la posibilidad de testificar a otros sobre Dios cuando permanecemos ignorantes de Sus mismas expresiones en las Escrituras? ¿Cómo tenemos la posibilidad de comunicar el plan de salvación sin comprender cómo la Biblia revela al Mesías de inicio a fin? Cuando empezamos a abarcar la intensidad de la Palabra de Dios en nuestras vidas, tenemos la posibilidad de transformarnos en un testimonio vivo para el planeta. ¿Qué mejor forma de proclamar el Evangelio que vivirlo?

La Biblia es alimento para nuestras almas.

 

La Biblia nos comunica que “el hombre no vive solo de pan sino de cada palabra que sale de la boca del Señor” ( Deuteronomio 8: 3 ). Job dijo: “No me he apartado de los mandamientos de sus labios; he atesorado las expresiones de su boca más que mi pan de cada día” ( Job 23:12 ). Estamos trabajando duro para mantenernos en buena forma física, comer nutritivamente y retar nuestro intelecto. No obstante, cuando hablamos de dar de comer nuestras almas, nos permitimos estar satisfechos con las migajas de la Palabra de Dios. Nos encontramos espiritualmente desnutridos y debilitados porque descuidamos el estudio de las Escrituras.

La Biblia nos ofrece poder para la vida aquí en la tierra. En sus expresiones está el poder de Dios. Nos ofrece poder sobre el pecado, poder sobre Satanás, poder sobre la tentación, poder sobre nuestras situaciones, poder sobre nuestras patologías y el poder de cambiar la vida de la gente. La Palabra de Dios tiene dentro su mensaje de salvación. Pablo proclamó: “No me avergüenzo del evangelio, porque es el poder de Dios para la salvación de todos los que creen” ( Romanos 1:16 ).

La Biblia sirve como espejo. Aunque es difícil combatir nuestras deficiencias, debemos enfrentarlas para madurar espiritualmente. No hay mejor estándar para compararnos que los preceptos de Dios. “Obtengo entendimiento de tus preceptos; entonces, odio cada sendero equivocado” ( Salmos 119: 104 ). La Biblia nos mostrará nuestras complacencias, nuestros compromisos, nuestras hipocresías y nuestros dobles raseros. El espejo señala estas fallas y nos ordena a arrepentirnos.

La Palabra de Dios es también una lluvia que nos limpia. No solo señala nuestros defectos, sino que brinda las resoluciones a nuestros inconvenientes. La realidad de Dios tiene el poder de purificar y limpiar. “Ahora que se han purificado obedeciendo la realidad para tener un amor sincero por sus hermanos, ámennse intensamente, desde el corazón” ( 1 Pedro 1:22 ). Cuando la Biblia nos enseña nuestra furia y odio, la lluvia nos dará amor por los que no son amables. Cuando la Biblia revela nuestra envidia y descontento, la ducha nos dará una alegría indescriptible. Cuando el espejo refleja nuestra inmoralidad, la ducha nos limpiará y nos conducirá a la pureza.

¿Estás espiritualmente desnutrido? Empieze a pasar tiempo enfocado en la Palabra de Dios todos los días. Ore por el poder de Dios para trabajar en su historia mientras empieza a hundirse en Su Palabra.

“Tu palabra, oh Señor, es eterna; sigue estable en los cielos”.
Salmos 119: 89

Extraído de My Journal , una revista devocional por mes de Leading The Way con el Dr. Michael Youssef .

Algunas veces todos peleamos por hallar expresiones para expresar nuestros sentimientos. Por eso Dios nos dio los Salmos.

Una anatomía de todas las partes del alma

El reformador del siglo XVI, John Calvin, llamó a los Salmos “la anatomía de todas las partes del alma” y observó que

No hay una emoción de la que alguno logre ser consciente que no esté aquí representada como en un espejo. O más bien, el Espíritu Santo ha dibujado aquí. . . todas las penas, penas, miedos, inquietudes, esperanzas, intranquilidades, perplejidades, resumiendo, todas las emociones distractoras con las que las mentes de los hombres no acostumbran agitarse.

O, como alguien más notó, mientras el resto de la Escritura nos habla, los Salmos hablan por nosotros. Los Salmos nos ofrecen un rico vocabulario para comentar con Dios sobre nuestras almas.

Cuando anhelamos adorar, poseemos salmos de acción de gracias y alabanzas. Cuando nos encontramos tristes y desanimados, tenemos la posibilidad de rezar los salmos de lamento. Los salmos dan voz a nuestras ansiedades y miedos, y nos detallan cómo poner nuestras intranquilidades en el Señor y actualizar nuestra seguridad en él. Inclusive los sentimientos de furia y amargura se manifiestan en los infames salmos imprecatorios, que trabajan como gritos poéticos de mal, arrebatos líricos de furia y íra. (¡El punto es ser honesto con tu furia frente Dios, no desahogar tu furia hacia los demás!)

El drama de la redención en el teatro del alma

Varios de los salmos son claramente sombríos. Tome Salmos 88: 1 que compite por uno de los pasajes más desesperados de toda la Sagrada Escritura. Pero inclusive esos salmos son útiles, dado que nos detallan que no nos encontramos solos. Santos y pecadores de hace un largo tiempo también pisan el oscuro valle de la desaparición. No eres la primera persona que se siente cubierta en la desesperada niebla de la desesperación.

Pero más que eso, los salmos, cuando se leen en su grupo, representan el drama de la redención en el teatro del alma. Algunos eruditos bíblicos han visto tres ciclos en los salmos: los ciclos de orientación, desorientación y reorientación.

1. Orientación

Los salmos de orientación nos señalan el tipo de relación con Dios para la que fuimos conformados, una relación marcada por la seguridad y la confianza; deleite y obediencia; adoración, alegría y satisfacción.

2. Desorientación

Los salmos de desorientación nos detallan a los humanos en su estado caído. Ansiedad, miedo, vergüenza, culpa, depresión, furia, duda, desesperación: todo el caleidoscopio de emociones humanas tóxicas encuentra un espacio en los Salmos.

3. Reorientación

Pero los salmos de reorientación retratan la reconciliación y la redención en oraciones de arrepentimiento (los conocidos salmos penitenciales), canciones de acción de gracias e himnos de alabanza que exaltan a Dios por sus proyectos salvadoras, algunas veces señalando a Jesús, el Mesiánico. El Señor y el Rey Davidico que cumplirán las promesas de Dios, establecerán el reino de Dios y harán novedosas todas las cosas.

La mayoría de los salmos particulares encajan en una de estas categorías, en tanto que el salterio en su grupo se desplaza mayormente de la desorientación a la reorientación, del lamento y la queja al culto y alabanza.

Estos ciclos reflejan la línea básica de la narración de las Escrituras: creación, caída y redención. Fuimos conformados para adorar a Dios. Como dice el viejo catecismo: “El primordial propósito del hombre es glorificar a Dios y disfrutarlo para toda la vida”. Pero la caída y el pecado personal nos dejan desorientados. Nuestras vidas, la mayoría de las ocasiones, están repletas de ansiedad, vergüenza, culpa y miedo. Pero cuando estamos con nuestro Dios redentor en la mitad de esas ocasiones y emociones angustiosas, respondemos con renovada penitencia, adoración, acción de gracias, promesa y alabanza.

Orando los Salmos

Sencillamente estudiar estos ciclos básicos nos ayudará a abarcar cómo los distintos salmos tienen la posibilidad de trabajar en nuestras vidas. Para hacerse eco de Eugene Peterson, los salmos son utilidades para la oración.

Las utilidades nos asisten a llevar a cabo un trabajo, asi sea recomponer un grifo roto, crear una exclusiva cubierta, cambiar un alternador en un vehículo o atravesar un bosque. Si no posee las utilidades correctas, tendrá muchas más adversidades para hacer la labor.

¿Alguna vez intentó de utilizar un destornillador Phillips cuando verdaderamente necesitaba una cabeza plana? Vivencia desepcionante. Pero eso no hay que a un defecto en Phillips. Sencillamente eligió la utilidad errónea para la labor en cuestión.

Algo más indispensables que tenemos la posibilidad de estudiar al caminar con Dios es cómo utilizar las Escrituras como él pretendía. Toda la Escritura está inspirada por Dios, pero no toda la Escritura es correcta para cada estado de corazón. Hay una diversidad dada por Dios en la palabra inspirada por el Espíritu, una diversidad que se ajusta a las complejidades de la condición humana. Algunas veces requerimos consuelo, algunas veces instrucción, en tanto que en otras ocasiones requerimos oraciones de confesión y la seguridad de la felicidad y el perdón de Dios.

Por ejemplo:

Cuando lucho con pensamientos ansiosos, me endurecen los salmos que señalan a Dios como mi roca, mi refugio, mi pastor, mi rey soberano (por ejemplo, Salmos 23: 1 , Salmos 27: 1 , Salmos 34: 1 , Salmos 44: 1 , Salmos 62: 1 , Salmos 142: 1 ).

Cuando estoy hostigado por las tentaciones, necesito la sabiduría de los salmos que dirigen mis pasos en los caminos de las esculturas justas de Dios (por ejemplo, Salmos 1: 1 , Salmos 19: 1 , [ 19459025] Salmos 25: 1 , Salmos 37: 1 , Salmos 119: 1 ).

Cuando lo exploto y me siento abrumado por la culpa, necesito salmos que me ayuden a tener promesa en la misericordia y el cariño insaciable de Dios (por ejemplo, Salmos 32: 1 , Salmos 51: 1 , [ 19459030] Salmos 103: 1 , Salmos 130: 1 ).

En otras ocasiones, solo necesito mencionarle a Dios cuán desesperadamente lo deseo, o cuánto lo amo, o cuánto anhelo alabarlo (por ejemplo, Salmos 63: 1 , Salmos 84: 1 [ 19459010], Salmos 116: 1 , Salmos 146: 1 ).

Hallar y rezar los salmos que mejor se adapten a sus diversos estados de corazón, con el tiempo, transformará su vivencia espiritual.

No espere hasta que tenga inconvenientes – Empieze ahora

Quisiera que la gente que en la actualidad están peleando y tolerando lo lean e instantaneamente se refugien en los salmos. Pero para esos que en la actualidad no están en una situación desesperada, déjenme decir esto. No esperes hasta que estés en inconvenientes para leer y rezar los salmos. Comenzar en este momento.

Crea para ti mismo un vocabulario para la oración. Conozca bien la anatomía de su propia alma. Sumérgete intensamente en el drama de la redención que se lleva a cabo en el teatro del corazón humano, en el teatro de tu corazón. Familiarícese con estas utilidades divinamente dadas. Aprende a usarlos bien.

Utiliza la palabra de Dios para comentar con Dios.

Brian G. Hedges es el cura primordial de la Iglesia Bautista Fulkerson Park en Niles, Michigan. Brian estuvo casado con Holly desde 1996 y tienen 4 hijos. Él es el creador de cristo formado en ti: el poder del evangelio para el cambio personal (Shepherd Press, 2010). Y con licencia para matar: un manual de campo para mortificar el pecado (Cruciform Press, 2011).

Últimamente he estado pensando y reflexionando bastante sobre el estable amor de Dios. Bueno, no verdaderamente “reflexionando”. Meditar supone que estoy sentado en una silla de respaldo prominente, frente a un fuego rugiente, fumando una pipa, utilizando una bata y tomando sorbos de jerez.

Mi amor por el Señor y los demás es tan voluble. Algunos días tengo calor, algunos días tengo frío, algunos días estoy complacido, algunos días me quejo. Si alguien hace algo para irritarme, mi aprecio por ellos se agota. Si me despierto con problema realmente grave, estoy más tentado a quejarme que a alegrarme.

Pero increíblemente, el cariño de Dios es estable. Inmóvil. Inmutable Fiel. En Lamentaciones 3: 22-23 dice:

El recurrente amor de Jehová jamás cesa; sus misericordias jamás llegan a su fin; Son nuevos cada mañana; grande es tu fidelidad.

Pausa por un instante. Lee ese versículo de nuevo. Deja volar tu cabeza. Lee el versículo hasta que verdaderamente lo creas. Tengo que admitir que este versículo es difícil de creer para mí. El cariño recurrente de Dios por mí jamás cesa. Sus misericordias hacia mí jamás llegan a su fin. No puedo salir corriendo ni pecar el cariño y la misericordia permanentes de Dios. No puedo huír de la fidelidad de Dios.

Todos los caminos del SEÑOR son amor y fidelidad permanentes para esos que guardan su pacto y sus testimonios. ( Salmos 25:10 )

Todos los caminos del Señor son amor y fidelidad permanentes. Mientras sendero con el Señor, el sendero por enfrente está lleno de amor recurrente, y fidelidad y misericordias que son novedosas cada día.

Esta semana fué dura. Jen contrajo a la maligna madrastra de todos los virus estomacales, lo que significaba que se encontraba fuera de servicio a lo largo de los últimos tres días, lo que significaba que había estado cuidando a las chicas a lo largo de los últimos tres días. No soy bueno cuidando a las chicas solo. Necesito a Jen! Nuestra casa parecía una bomba de tornado en ella. Tampoco me sentí tan bien en unos cuantos esos días, lo que no ayudó.

Pero en la mitad de la disparidad, el estrés y las discusiones con Ella sobre si iba a utilizar ropa interior de Winnie the Pooh o ropa interior de Belle, y yo pecando con impaciencia, el cariño de Dios por mí fue estable. En la mitad de todos mis altibajos esta semana, el cariño de Dios por mí no fluctuó. Sus misericordias eran novedosas cada mañana, y cada hora, y cada minuto.

Estoy muy complacido de que el cariño de Dios por mí sea estable. Si su amor por mí estuviera relacionado a mi amor por él, estaría en serios inconvenientes. Pero su amor es estable. Sus misericordias están siempre presentes. Y él es leal. Necesito acordarse regularmente esta verdad, tanto por mi salud espiritual como por mi cordura.

Publicación original aquí .

Stephen Altrogge es un escritor que vive en Tallahassee, FL, con su mujer y 3 hijas.

Una de las ocupaciones más nobles en las que se puede embarcar un hijo de Dios es comprender y abarcar mejor a Dios. La preferible forma de conseguir esto es ver atentamente el libro que escribió, la Biblia , que comunica quién es Él y su plan para la raza humana. Hay numerosas formas de estudiar la Biblia, pero uno de los enfoques más efectivos y sencillos para leer y abarcar la Palabra de Dios supone tres pasos simples:

Paso 1: Observación: ¿qué dice el pasaje?
Paso 2: Interpretación: ¿qué significa el pasaje?
Paso 3: Aplicación: ¿qué voy a llevar a cabo sobre lo que dice y significa el pasaje?

Vamos a sumergirnos en cada paso del estudio de la Biblia.

Paso 1 del Estudio Bíblico: Observación

La observación es el primer y más sustancial paso para estudiar la Biblia. Mientras lees el texto de la Biblia, tienes que ver atentamente lo que dicen y cómo dicen. Busque:

● Términos, no expresiones . Las expresiones tienen la posibilidad de tener varios significados, pero los términos son expresiones que se utilizan de forma específica en un contexto específico. (Por ejemplo, la palabra tronco podría aplicarse a un árbol, un automóvil o una caja de alojamiento. No obstante, cuando lees, “Ese árbol tiene un tronco muy grande”, sabes precisamente lo que significa la palabra , lo que lo transforma en un término.)

● Composición . Si miras tu Biblia, verás que el texto tiene entidades llamadas párrafos (sangrados o marcados ¶). Un párrafo es una unidad completa de pensamiento. Puede conocer el contenido del mensaje del creador al ver y abarcar cada unidad de párrafo.

● Énfasis . La proporción de espacio o el número de capítulos o versículos aplicados a un tema específico revelará la consideración de ese tema (por ejemplo, tenga presente el énfasis de Romanos 9 y Salmos 119 ).

● Repetición . Esta es otra forma en que un creador revela que algo es sustancial. Una lectura de 1 Corintios 13 , donde el creador utiliza la palabra “amor” nueve ocasiones en solo 13 versículos, nos comunica que el cariño es el punto focal de estos 13 versículos.

● Relaciones entre ideas . Preste mucha atención, entre otras cosas, a algunas relaciones que se muestran en el texto:

—Causa y efecto: “Bien, buen y leal servidor; fuiste leal en varias cosas, te haré gobernante en varias cosas ”( Mateo 25:21 ).

– Si sy entonces s: “Si mi pueblo que es llamado por mi nombre se humillará, y rezará y buscará mi rostro, y se apartará de su formas malvadas, entonces escucharé del cielo y perdonaré sus errores y sanaré su tierra ”( 2 Crónicas 7:14 ).

—Preguntas y respuestas: “¿Quién es el Rey de la gloria? El Señor fuerte y poderoso ”( Salmos 24: 8 ).

● Comparaciones y contrastes . Entre otras cosas, “Has oído que se ha dicho … pero Isay para ti …” ( Mateo 5:21 ).

● Forma literaria. La Biblia es literatura, y los tres tipos primordiales de literatura en la Biblia son el alegato (las epístolas), la prosa (historia del Obsoleto Testamento) y la poesía (los Salmos). Tener en cuenta el tipo de literatura hace una enorme distingue cuando lees e interpretas las Escrituras.

● Atmósfera . El creador tenía una razón o carga especial para escribir cada pasaje, capítulo y libro. Asegúrese de ver el estado de ánimo, el tono o la urgencia de la escritura.

Después de haber considerado estas cosas, entonces está listo para llevar a cabo las cuestiones “Wh”

¿Quién? ¿Qué? ¿Dónde? ¿Cuando?

¿Quiénes son la gente en este pasaje? ¿Qué está pasando en este pasaje? ¿Dónde está teniendo lugar esta historia? ¿Cuándo en el tiempo (del día, del año, en la historia) es?

Llevar a cabo estas 4 cuestiones “Wh” puede asistirlo a ver términos e detectar la atmósfera. Las respuestas también te permitirán utilizar tu imaginación para recrear la escena sobre la que estás leyendo.

Cuando responda las cuestiones “Wh” e imagine el acontecimiento, seguramente se le ocurran algunas cuestiones.

Llevar a cabo esas cuestiones complementarios para abarcar ayudará a crear un puente entre la observación (el primer paso) y la interpretación (el segundo paso) del desarrollo de estudio de la Biblia.

Paso 2 del Estudio Bíblico: Interpretación

La interpretación es conocer el concepto de un pasaje, el pensamiento o iniciativa primordial del creador. Responder las cuestiones que surjan a lo largo de la observación lo ayudará en el desarrollo de interpretación. Cinco pistas (llamadas “las cinco C”) tienen la posibilidad de asistirlo a saber los puntos primordiales del autor:

● Contexto. Puede responder el 75 por ciento de sus cuestiones sobre un pasaje cuando lee el texto. Leer el texto supone ver el contexto cercano (el versículo rápidamente previo y posterior), así como el contexto lejano (el párrafo o el capítulo que precede y / o sigue el pasaje que está estudiando).

● Referencias cruzadas. Deje que las Escrituras interpreten las Escrituras. Oséa, deje que otros pasajes de la Biblia arrojen luz sobre el pasaje que está observando. Simultáneamente, tenga precaución de no asumir que la misma palabra o cita en dos pasajes diferentes significa lo mismo.

● Cultura. La Biblia fue redactada hace un largo tiempo, así que cuando la interpretamos, debemos entenderla desde el contexto cultural de los escritores.

● Conclusión. Cuando haya respondido a sus cuestiones para abarcar por medio de el contexto, la referencia cruzada y la civilización, puede llevar a cabo una declaración preliminar del concepto del pasaje. Acuérdese que si su pasaje se compone de más de un párrafo, el creador puede enseñar más de un pensamiento o iniciativa.

● Consulta. Leer libros populares como comentarios, escritos por eruditos bíblicos, puede guiarte a interpretar las Escrituras.

Paso 3 del estudio bíblico: aplicación

La aplicación es la razón por la cual estudiamos la Biblia. Deseamos que nuestras vidas cambien; deseamos ser obedientes a Dios y crecer más como Jesucristo. Después de ver un pasaje e interpretarlo o entenderlo lo destacado que tengamos la posibilidad, debemos utilizar su verdad a nuestra vida.

Querrás llevar a cabo las siguientes cuestiones de cada pasaje de las Escrituras que estudies:

● ¿Cómo perjudica la realidad revelada aquí a mi relación con Dios?
● ¿Cómo perjudica esta verdad a mi relación con los demás?
● ¿Cómo me perjudica esta verdad?
● ¿Cómo perjudica esta verdad mi respuesta al enemigo, Satanás?

El paso de la aprobación no se completa sencillamente respondiendo estas preguntas; la clave es poner en práctica lo que Dios te enseñó en tu estudio. Aunque en un instante particular no puedes utilizar responsablemente todo lo que estás aprendiendo en el estudio de la Biblia, puedes utilizar algo responsablemente. Y cuando trabajes en utilizar una verdad a tu vida, Dios bendecirá tus esfuerzos al, como se señaló antes, conformandote a la imagen de Jesucristo.

Contenido entregado por OnePlace.com . Utilizado con permiso.